Single post

Los españoles, ¿más ricos que los alemanes?

Ahora resulta que somos más ricos que los alemanes, pero no nos habíamos dado cuenta. ¡Qué despiste! Ha tenido que venir el Bundesbank a descubrirnos que somos, no un poquito más ricos, sino una tercera parte más ricos que los alemanes. Y no se refiere a riqueza cultural, artística o medio ambiental, áreas en las que cabría una discusión sensata, sino a patrimonio contante y sonante.

 

¡Pobres alemanes! ¿Deberíamos rescatarlos?

Los detalles de este sesudo cálculo son publicados hoy por el diario ‘Frankfurter Allgemeine’, que se escandaliza por el contenido del estudio del banco central alemán sobre el que informa y apostilla: “la mayoría de los alemanes sólo pueden soñar con estas cantidades“.

Se refiere a que “en Alemania el patrimonio neto (dinero, bienes inmuebles y automóviles después de descontar las deudas) se sitúa de media en los 195.000 euros, mientras que en España ese dato alcanza los 285.000 euros”.

No comenta el estudio nada acerca de la sobrevaloración sobre el papel de nuestros inmuebles, que ahora valdrían una media del 30% menos que cuando los compramos y que, por otra parte, hoy no conseguiríamos colocar seguramente ni aun malvendiéndolos a precio real de mercado, porque se ha vuelto bastante difícil acceder a crédito para comprarlos.

Y no aparece tampoco detallado en el informe que la mayor parte de esos inmuebles no son exactamente nuestros, sino de los bancos, puesto que son inmuebles hipotecados que no nos pertenecerán hasta que cumplamos con los pagos mensuales de las letras que nos llegan durante una media de 27 años.

En honor a la verdad, hay que reconocer que en Alemania sólo un 44% de la población vive en su propia casa, mientras que en España el porcentaje sube hasta el 82%.

Lo que la mayoría de los alemanes pagan mensualmente no es la letra de la hipoteca, sino el alquiler. A cambio de esa menor percepción de riqueza, esa sensación de que la casa en la que vives no es tuya, se ahorran los gastos de mantenimiento que conlleva toda propiedad inmobiliaria y los impuestos pertinentes.

Hasta hace solo un par de años, en que todavía confiaban en el euro, consideraban de hecho la compra de una casa como un mal negocio. El sacrosanto Bundesbank y el prestigioso Frankfurter Allgemeine deberían haber caído en este detalle: como ellos mismos pregonan sabiamente, estar endeudado no significa en absoluto ser rico.

De acuerdo con los datos del Bundesbank, además, un hogar alemán tiene de media unos 51.400 euros, frente a los cerca de 178.000 euros que tendrían de media los hogares españoles.

El mismo estudio especifica las condiciones de desigualdad en ambos países, la brecha que se abre más y más entre ricos y pobres, que pueden explicar este dato de media, pero olvida que con esas cantidades respectivas de euros se pagan facturas mensuales muy diferentes en uno y otro país.

Qué más quisieran los españoles que el Estado les quitase de encima, por ejemplo, las facturas de dentista y de ortodoncia de los niños, como en Alemania. O recibir los alrededor de 170 euros mensuales por hijo, ayuda universal a la manutención que se recibe en Alemania, por citar un par de ejemplos.

Según datos del Instituto de Política Familiar, una familia española necesitaría tener quince hijos y ganar menos de 35.620 euros al año para disfrutar de las mismas ayudas que recibe una familia alemana con dos hijos independientemente de sus ingresos. No digo más.

LEAVE A COMMENT

theme by teslathemes

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies